This Page

has been moved to new address

FRESA ÁCIDA

Sorry for inconvenience...

Redirection provided by Blogger to WordPress Migration Service
El Universo de Martina: FRESA ÁCIDA

19/6/11

FRESA ÁCIDA

UN BEBÉ EN EL HEMICICLO




Este primer post no podía empezar con mejor tema: un proyecto de vida. La Portavoz popular, Soraya Sáenz de Santamaría anunciaba a los periodistas que espera su primer hijo para Noviembre. 



Por ahora se encuentra "mejor que nunca", está feliz y asegura no tener preferencias por el sexo del bebé, aunque su marido preferiría una niña. La buena noticia (por fín una en el Congreso) es un pretexto ideal para explicar la especial circunstancia que afecta a las mujeres parlamentarias: no disfrutan del permiso de maternidad. No son las únicas, desde luego, ni tampoco las que pasan más apuros, pero aún así su situación es de una anormalidad innecesaria.
El origen del problema está en la Constitución que determina que el voto de diputados y senadores es "personal e indelegable" por tanto, o están presentes o los suyos tienen un voto menos. Lo mismo ocurre con los parlamentarios enfermos.
En la pasada legislatura comprobamos atónitos como la mallorquina María Salom (PP) cruzaba el pasillo del Congreso con su embarazo de ocho meses largos, después de haber firmado un documento en el que asumía las consecuencias de viajar en avión en su estado. Minutos después su compañero de filas Rogelio Baón, acudía a votar en el tramo final de su fallida lucha contra el cáncer, con la salud ya muy deteriorada. Ninguno podía delegar el voto ni su grupo político podía permitirse perder la votación.
¿Cuál es la solución? Hace años que diputados y expertos juristas la buscan. Por el momento sin éxito. Sólo dos países europeos han resuelto el problema recurriendo a las nuevas tecnologías: el voto telemático. Es una salida que en España despierta recelos y ha sido descartado por poco fiable y por no garantizar la autonomía de los diputados.
Hace sólo un par de meses la portavoz del PP volvía a poner el tema sobre la mesa exigiendo una solución. No sospechamos que tenía una razón de peso (aunque aún muy pequeñita) para plantearlo. No lo tiene nada fácil. Mientras, algunas compañeras van haciendo sus trampas para no fallar al Grupo Parlamentario sin abandonar la tarea más indelegable de todas: la lactancia. La socialista Carmen Montón dió a luz después de Semana Santa y antes de tres semanas ya asistía a los plenos. Mientras, la pequeña Carmen (que promete ser tan guapa como su madre) dormía en su cochecito aparcado en un despacho cercano y vigilado por un par de solidarias secretarias. Un paisaje nada propio para uno de los pocos países pioneros en cumplir las recomendaciones de la ONU en materia del igualdad de género. 

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal