This Page

has been moved to new address

LA HORA DE LA VERDAD

Sorry for inconvenience...

Redirection provided by Blogger to WordPress Migration Service
El Universo de Martina: LA HORA DE LA VERDAD

5/11/11

LA HORA DE LA VERDAD

Por Alejandra Herránz, periodista. 
Hace años, cuando no tenía niños, siempre decía cosas como: "no entiendo a esas parejas que se dividen para salir a tomar algo, tipo, hoy me toca a mí, mañana a ti. Lo que tienen que hacer es contratar un canguro, ¡¡que para eso están!!

Decía cosas como "pues claro que la niña tiene que quedarse con la abuela. Y si llora, ya se le pasará. Los padres necesitan su espacio..." 
Cosas que daba por hecho y que me parecían evidentes, al menos, en teoría. 


Pero llegó la hora de la verdad, ay sí, y qué verdad. Gemelos. Dos, a la vez, los primeros y sin instrucciones. 




Y llegó, ay sí, el momento de poner en práctica aquello que yo había predicado a los cuatro vientos como una verdad absoluta. Así que, un día que mi marido y yo teníamos una comida con amigos, mi cuñada se ofreció amablemente a quedarse con los pequeños -de dos años- y que pasaran con ella el día. Algo que, en ese momento, una semana antes, me pareció una idea estupenda. 


Pero llegó el día. Cogimos los trastos, a los niños y nos presentamos en su casa. Y mientras le contaba a mi cuñada dónde estaba el puré, a qué hora sería bueno que durmieran la siesta y dónde estaban los pañales, miré a uno de mis hijos. 




Y allí estaba, de pie, en la entrada, con la cara desencajada y empezando a sollozar como no le había visto nunca. Ni siquiera mis abrazos o los de su padre lograron en un principio calmarle. Se sorbía los mocos mientras respiraba a trompicones, entre lágrimas. Mi cuñada insistía en que era por algo que le había dicho sobre el perro. Pero yo supe, en ese momento, que él se había dado cuenta de que algo no iba bien, de que había algo raro. Sintió que lo iban a dejar allí, sólo, sin sus padres. Y nos miraba con los ojos cargados de miedo y tristeza infinita. Poco a poco se fue calmando y en un despiste, mi cuñada me empujó hacia la puerta para que me fuera. 
Así que me metí en el coche a toda prisa y mientras me ponía el cinturón, una enormes y redondas lágrimas empezaron a rodar por mis mejillas. Sabía que era lo que tenía que hacer, que ellos iban a estar bien, y que se iban a divertir pero no podía evitar sentir un nudo el estómago. Mi marido me miraba entre divertido y conmovido y sin dar crédito a que, al final, resultara ser yo tan blandita. 
Pasé la comida como pude, intentando tomarme a risa los comentarios de mis amigos- padres, que se mofaban, sin maldad, de Mi Primera Vez



Pero reconozco que el nudo en el estómago sólo se me fue cuando me reencontré con mis hijos unas horas más tarde. Por supuesto ellos se lo habían pasado en grande y no habían preguntado por sus padres ni una sola vez. Yo, sin embargo, recuerdo haber pasado uno de los peores días desde que nacieron. Fue la primera y sé que no será la última. Sé que es lo que hay que hacer. Pero, ay, qué mal se pasa. 

Etiquetas: , , ,

7 comentarios:

A las 5 de noviembre de 2011, 14:46 , Blogger Sagrario ha dicho...

Welcome back Alejandra! Qué bien leerte again.Ese nudo del que hablas se deshace con el tiempo. Luego deseas fugarte no unas horas, sino ¡¡¡días!!! y perdeles un poco de vista para descansar, je,je. Y te comprendo. A mí me pasó también. Pero es muy bueno darse "descansos mutuos". Que aprendan desde pequeñitos que los papis también tienen sus amigos, sus fiestas de cumpleaños, sus aficiones. Sano y necesario. Besooooos.

 
A las 5 de noviembre de 2011, 15:42 , Blogger Historias de Marte ha dicho...

Qué bonito es lo que cuentas, porque qué bonito es poder tener unos sentimientos así de fuertes.
bss

http://historiasdemarte.blogspot.com

 
A las 6 de noviembre de 2011, 22:08 , Anonymous Soledad ha dicho...

Ay guapa te entiendo muy bien pero con un poquito de práctica es suficiente. Ellos cambian de aires y TÜ vives un poco porque no es sano centrarse sólo en ellos. Pero es cierto que las primeras veces te crees que no pueden vivir sin ti. Menos mal que no es verdad. ¡¡¡¡Un besazo!!!

 
A las 7 de noviembre de 2011, 8:30 , Anonymous Uxía Blanco Urgoiti ha dicho...

Esto tiene q pasar a costumbre, con lo bien que se te da Ale, tendrías que visitarnos mucho más. Pues yo todavía no he conseguido irme de mi casa sin dejarlo bañado, cenado y dormido. Estuve en Oviedo tres días, pero lo dejé con Miguel... casi no soporto dejarlo en la guardería!!! Todos dicen lo mismo, que es bueno para ti y para ellos, pero yo, por ahora, no me lo creo.. Besos Ux

 
A las 7 de noviembre de 2011, 15:33 , Anonymous Raquel ha dicho...

A mí lo que me cuesta es el momento de salir. Cuando cierro la puerta y pienso que no las voy a ver en varios días. Es inevitable. Pero dura unos minutos, luego hay que disfrutar de lo que vayas a hacer, porque cuando vuelves.... ahí están, han sobrevivido sin tí, sin ningún problema. Y a la vuelta.... una amiga dice "que ganas tengo de verla.... y luego apagarla un ratito" . Cuando vuelves, echas de menos algo de tranquilidad... no lo niego.

 
A las 8 de noviembre de 2011, 10:02 , Anonymous Alejandra Herranz ha dicho...

Muchas gracias por vuestros comentarios... prometo escribir antes... es que lo de conciliar trabajo/hijos es una utopía, qué os voy a contar que no sepáis... pero es un placer escribir en este blog... lo haré pronto. Bs

 
A las 21 de noviembre de 2011, 10:10 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Este finde semana hemos tenido la posibilidad de dejar a los niños ( de 4 años y 14 meses) mi marido lleva planeandolo casi 4 años, pensabamos que lo teniamos que cancelar, hemos tenido a los dos niños malos durante la semana.....finde romantico hotel 5 estrellas con spa.....resumen yo a las 7 de la tarde metida en una cama 2X2 con un fiebron y titirona hasta las 4 de la mañana....(no tenia fiebre desde los 14 años.....y tengo 40) mi marido deprimido claro....(morganamom) yo estaba tan mala que me alegraba de no tener al los niños....no podia ni moverme.....

 

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal