This Page

has been moved to new address

PRIMEROS PASOS: SIN PRISA Y CON MUCHAS PAUSAS

Sorry for inconvenience...

Redirection provided by Blogger to WordPress Migration Service
El Universo de Martina: PRIMEROS PASOS: SIN PRISA Y CON MUCHAS PAUSAS

29/11/11

PRIMEROS PASOS: SIN PRISA Y CON MUCHAS PAUSAS


Le he puesto el vídeo a Martina para que se suelte de la mesa, de la silla, de mi rodilla, de la escoba, de la cortina... pero de momento va pasito a paso buscando un punto de apoyo. Ella no lo sabe pero está a punto de dar un salto en la evolución que costó millones de años. En menos de dos semanas estará caminando, insegura, pero erguida. No hay que tener prisa y, aviso, vais a ver que hay simios que también lo consiguen y resultan aterradoramente humanos.

Lo habitual es que los niños sean capaces de trasladarse de forma autónoma al año de vida aunque hay críos que se lanzan a los nueve meses y otros que se hacen los remolones hasta casi el año y medio. Lo mejor es no meterles prisa aunque sea bueno motivarles. Hay incluso ejercicios para enseñar a caminar y hacerles sentir más seguros. En el proceso se caerán mil veces pero... ¡así es la vida! ¿o no? Para estabilizar la marcha juntarán cada vez más las piernas y usarán los brazos como la pértiga de un funambulista y se pondrán más rectos.
Es absurdo intentar que caminen cuando aún sus piernas están arqueadas por mucho que su hermanito lo hiciera un mes antes o el primito, o el hijito de la vecina o cualquier otro ...ito  ¡El niño no puede andar si la musculatura de sus piernas y su espalda no están lo suficientemente desarrollada!
Una vez lograda la postura erecta todo cambia. El niño consigue la "postura humana" y su perspectiva del mundo cambia. Por eso resulta curioso ver cómo la evolución sigue su curso y se salta algún eslabón. Os presento a un gorila que vive al sur de Inglaterra y que está siendo estudiado por los científicos.
El vídeo fue grabado por Johanna Watson, una investigadora que trabaja en un proyecto sobre la movilidad de los grandes simios y que se quedó sorprendida el día que conoció a Ambam. Su cuidador asegura que el animal se incorpora desde que es pequeño. Estuvo muy enfermo y fue separado de su madre y criado por humanos. Su cerebro de algún modo le hizo "moverse" por el mundo como los supuestos seres superiores del planeta. Pero, volviendo a las personas, vamos con algunas preguntas frecuentes de los padres con niños en edad de empezar a caminar. 


Hay quien quiere saber si gatear pronto significa caminar antes. 
Lo cierto es que algunos bebés están tan cómodos gateando que les cuesta soltarse. Para la mayoría el gateo es la fase previa a caminar. En ese proceso
se gana fortaleza y coordinación.  Y qué pasa con los que andan de puntillas, los traumatólogos aseguran que no hay que alarmarse hasta los dos años aunque es bueno visitar al especialista. Y, la gran pregunta: ¿es aconsejable el taca-taca? lo era hasta hace unos años pero los médicos lo desaconsejan porque los niños van en una posición artificial y no desarrollan correctamente su sentido del equilibrio. Los zapatos son también muy importantes, no sirve el mismo calzado para el gateo que para caminar. Debe ser flexible y firme para proteger los tobillos y es imprescindible que estén reforzados en la puntera y el contrafuerte. La suela debe evitar los resbalones y la horma debe ser ancha para no oprimir el pie.
Pero no sólo los aspectos físicos importan. Caminar tiene efectos psicológicos muy importantes. El niño se siente más autónomo y comienza a experimentar por su cuenta. Al mismo tiempo los padres descubren lo entretenido que es perseguirles por toda la casa y que gires la cabeza un segundo y hayan desaparecido. Son traviesos aunque no tanto como los de este divertido anuncio... Que lo disfrutéis.





Etiquetas: , , , , , , ,

6 comentarios:

A las 29 de noviembre de 2011, 9:28 , Blogger DENENAS ha dicho...

Yo hasta hace poco jamas vi a un niño "gatear" de nalgas.. me quede boquiabierta.. tanto, que pense que el niñito tenia algun problema y pense que se movia asi por no poder hacerlo de otra manera.. Corria por el pasillo de la guarderia caminando de nalgas que me quede ojiplatica..Lo que dudo es que esta manera de gatear sea buena para sus caderas.. me extraña mucho.
La mía gateó algo pero ya caminaba con 9 meses casi.. pero tampoco hay que tomarselo a pecho si tardan mas, lo que pasa es que los padres parece que vayamos a las competiciones, quien pesa mas, quien mide mas, quien saca antes los dientes.. No nos preocupan parece otras cosas.. solo alardear de cifras y a veces muchos padres se sorprenden que yo no sepa ni cuanto peso la mia al nacer, ni cuanto mide ahora.. no lo sé.. no me quedo con esos numeros..

 
A las 29 de noviembre de 2011, 12:44 , Anonymous Uxía Blanco Urgoiti ha dicho...

Cada pediatra es un mundo, el mío dice que Guille debe llevar zapatos sin "fronteras". Que dejen que su pie crezca libre, y que en casa, mejor descalzo. Yo que sé. Mi hijo va a ser de los que tarden en andar. Ya se pone de pie agarrándose a todo, tiene 11 meses y medio, pero él está encantado gateando, ¿para qué voy a caminar? parece que me dice cuando le agarró de los bracitos para ver si da pasitos. De todas formas, prisa cero. Si ahora que gatea estoy agotada, cuando sea independiente del todo... ¡¡me recogéis con cucharilla! me encantan tus post. Un besito,

 
A las 29 de noviembre de 2011, 13:07 , Blogger Maria ha dicho...

Mi hermano mayor andubo con 7 meses. Y mi hermano pequeño con 1 año y medio.Sin embargo el pequeño tiene un mayor nivel de inteligencia (Ingeniero superior de telecomunicaciones con 22 años) a pesar de andar mas tarde. Lo cuento como una anecdota. Besitos.

 
A las 29 de noviembre de 2011, 15:03 , Anonymous Diario de un zapato ha dicho...

una amiga mia tiene un bebe que en vez de gatear, culea también, pero no le han dicho que sea malo, nose. Un besote
http://diariodeunzapato.blogspot.com/
http://inmysuitcase.blogs.elle.es/

 
A las 29 de noviembre de 2011, 15:55 , Blogger Only One ha dicho...

Pienso que no hay que forzar las cosas, cada niño se pone de pie e intenta andar cuando está preparado, si nos empeñamos corremos el riesgo de que se caigan y le cojan miedo.

Mi hijo mayor anduvo con 14 meses, pero desde los 9 gateaba o mas bien volaba bajo, tenía que correr si lo quería pillar, y el pequeño no gateó y antes del año ya andaba con soltura.

Y a pesar de que los pediatras coinciden en que gatear es estupendo para la coordinación, el pequeño es mucho más ágil que el mayor, ya tienen 13 y 10 años.

Besazos.
Carmen.

 
A las 4 de diciembre de 2011, 23:42 , Anonymous Soledad ha dicho...

Gracias a todas por dejar vuestros comentarios. Aprendo mucho. Un besazo.

 

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal