This Page

has been moved to new address

LA OTRA CASA BLANCA

Sorry for inconvenience...

Redirection provided by Blogger to WordPress Migration Service
El Universo de Martina: LA OTRA CASA BLANCA

3/12/11

LA OTRA CASA BLANCA

Nunca la llamarías blanca porque más bien es de un color tierra. Ni sus paredes aguantarían muchas tormentas. Y no hablo de política. La otra Casa Blanca también está en Washington y viste una talla diferente. Pero no es la única estrella que anuncia la llegada de las próximas fiestas.

 


También están el Capitolio, el Tribunal Supremo, el Lincoln Memorial...Vamos, lo más emblemático de la capital estadounidense. Y, sobre todo, son los símbolos de los valores y de las instituciones que los americanos respetan y quieren por encima de diferencias políticas o el partido que gobierne. Así que ningún problema en convertirlos en reclamo para estas fechas.


Este "Washington miniatura" está hecho de plantas. Natural cien por cien. Maquetas elaboradas con hojas, trozos de troncos, ramas, resinas, pétalos...lo que la naturaleza sabe dar.





Y como la Navidad, esta recreación vuelve cada invierno al Jardín Botánico de los Estados Unidos, uno de mis lugares favoritos de esta ciudad. Está al lado del Congreso y es genial para perderse un rato y disfrutar del ambiente de más de veinte mil plantas.



En diciembre, el jardín recrea un mundo "real"-las reproduciones de edificios y monumentos- conviviendo con el mundo imaginario de hadas y fantasía. Varios trenes comunican este bosque animado que entusiasma a todos.



Así que apuntadlo en vuestro recorrido turístico por si os dejáis caer por aquí en esta época del año.





Además, podríais acudir al encendido del árbol de la Casa Blanca, la de verdad, y ver a la familia Obama distentida y cantarina. Un acto muy propio de estos días que tiene su cosa. Esta vez, el ejemplar iluminado es nuevo. Mide 8 metros y lo plantaron en marzo frente a la Casa Blanca. Sustituye al anterior que databa de la época de Carter, allá por 1978, hasta que una tormenta de viento acabó con sus 13 metros de altura y lo tumbó el pasado mes de febrero.




Pues bien, esto del alumbrado es todo un "show" con concierto, villancicos, la rana Gustavo, Michelle en plan cuentacuentos y por supuesto, Santa.



Al árbol protagonista le rodean otros 56 chiquitos, que representan los estados y demás territorios de la Unión.

Hace unos días llegó el abeto oficial que decora la Casa Blanca por dentro. Cortadito y recién traído de una granja de Wisconsin. Mide ocho metros y está en el salón azul. Además hay otros 36 por todas las estancias, 30 naturales y 7 hechos con papel, aluminio y fieltro. Por no hablar del resto de adornos navideños que los voluntarios se encargan de colocar y arreglar. Se calcula que 85 mil personas visitarán este mes la Casa Blanca.






Sé que es un árbol que nació para acabar decorando un salón por Navidad. Sé que es un negocio del que viven las 800 granjas que se dedican a esto en USA y que da muchos puestos de trabajo. Y sé que después, se recoge, recicla y convierte en leña, pero no deja de chirriarme la idea. Al fin y al cabo, un buen árbol artificial hace el mismo papel aunque, eso sí, la casa no huela a bosque...

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

3 comentarios:

A las 3 de diciembre de 2011, 15:23 , Blogger Historias de Marte ha dicho...

QUé pasada las casas en miniatura.
bss


http://historiasdemarte.blogspot.com

 
A las 4 de diciembre de 2011, 14:11 , Anonymous Uxía Blanco Urgoiti ha dicho...

La verdad que de la estampa de los Obama es más creible y natural es la Rana Gustavo. Estoy contigo, yo prefiero el artificial, además no te llena la casa de hojitas. Un beso, Ux

 
A las 5 de diciembre de 2011, 16:53 , Anonymous Anónimo ha dicho...

¿Árbol de navidad? ¡¡paparruchas!! un cuento para seguir gastando y seguir fingiendo que somos felices y que nos queremos mucho, hasta que doblamos la esquina y ponemos a parir al que acabamos de desearle una ¡¡feliz navidad!!
Los Obama me siguen pareciendo más artificiales y fingidos que cualquiera de los árboles sintéticos de navidad que pueblan nuestras casas y cuya producción (plásticos, polímeros y sustancias químicas) tiene un impacto ambiental también relevante.
En fin, cada vez estoy más convencido de que Mr.Scrooge tenía razón, solo me queda esperar a que en mi alcoba aparezcan los espíritus de las navidades pasadas, presentes y futuras para cambiar de idea. Si es así terminaré cantando ¡¡Thank you very much!!

 

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal