This Page

has been moved to new address

ESTA FAMILIA NO TIENE DESPERDICIO...

Sorry for inconvenience...

Redirection provided by Blogger to WordPress Migration Service
El Universo de Martina: ESTA FAMILIA NO TIENE DESPERDICIO...

18/2/12

ESTA FAMILIA NO TIENE DESPERDICIO...


Imaginad que no comprais nada envasado, que en vuestra casa no hay una sola bolsa de plástico, ni una lata, ni papel de alumnio, ni de cocina, ni productos de limpieza al uso...nada de esos residuos con los que llenamos los cubos de la basura de reciclaje. ¿Difícil, eh? Pues no lo es para familias como los Johnson de Mill Valley, California...

Más de un medio los ha bautizado como "the no trash family" precisamente por eso, por no generar casi basura. Dicen que los desperdicios no orgánicos de su casa llenan, como mucho al año, un bote de cristal de un litro...cuando lo normal en Estados Unidos, es que una familia media llegue a más de un kilo de basura al día.





Los Johnson han hecho del "recicla, re-usa, reduce" una especie de religión que gobierna su día a día. El primer paso fue "refuse" algo así como deshacerse de muchas cosas que en realidad no son tan necesarias. Hicieron una auténtica limpia en su vida. Al contrario que la mayoría, cuando se cambiaron de casa, buscaron aposta una más pequeña que la que tenían, exactamente la mitad de tamaño. "Te das cuenta de que todo es más fácil, en una casa pequeña gastas menos, tienes menos cosas y optimizas más el espacio y lo que hay. Tener más no siempre significa vivir mejor" concluye Bea Johnson, la madre motor de esta pequeña revolución doméstica.



Cuando su marido, Scott, oyó por primera vez los planes de su mujer, creyó que estaba perdiendo la cabeza, pero le dejó hacer y ahora él "milita" tanto como ella en esta política y vida de no residuos.

¿Y qué hacen para escapar del plástico tan presente en cualquier tipo de envase o utensilios? Bea tiene un blog, http://zerowastehome.blogspot.com/p/tips.html, donde cuenta su secreto, da consejos y predica con el ejemplo.




Os adelanto algunas pistas: compra productos frescos y los mete directamente en su bolsa -de tela- de la compra, va a tiendas donde venden los ingredientes a granel y acude a mercados orgánicos. Ella pone los recipientes: unos tarros de cristal de toda la vida donde pone legumbres, arroz, harina, rellena las botellas de leche, de agua, lo que necesite para su casa. Los comerciantes del barrio le llaman "the lady jar", la señora de los tarros. Y así con casi todo, incluso con los productos de aseo personal y de limpieza en general para los que recurre a remedios caseros de toda la vida, como usar vinagre en lugar de suavizante. Elabora sus propios productos de belleza, por ejemplo. Y en su lavabo no hay pasta de dientes.





Sus hijos, dos chicos de 10 y 11 años no llevan la comida en tuppers al cole. Va envuelta en servilletas de tela, por supuesto, y sus juguetes son siempre reciclados. Donaron los que tenían de plástico. Claro que en esta vida moderna no todo puede ser así, pero ellos han hecho mucho para rodearse de un entorno más natural . ¡Ah! y con la basura orgánica hacen "compost" que sirve de abono para el jardín.





También controlan su ropa. Cada miembro de la familia tiene un tope de prendas y cuando se estropean, las arreglan o acuden más a tiendas de segunda mano.

Dicen que ahorran y se sienten mejor. Su esfuerzo les lleva, desde luego, aplicar tanta coherencia, pero los Johnson están contentos de haberlo conseguido y de que su ejemplo arrastre a otros a hacer lo mismo o a intentarlo.




Toda una forma de hacer las cosas y de vivir que, confieso, me he replanteado más de una vez, sobre todo cuando veo la cantidad de basura que generamos y no sólo en nuestras casas. 

Pero si todos siguieramos el ejemplo de los Johnson, muchas empresas cerrarían...o...tal vez, ¿les obligaríamos también a reciclarse, a reinventarse y ayudaríamos a que nuestro planeta fuera más natural y mejor? Granito a granito...

Etiquetas: , , , , , , ,

9 comentarios:

A las 18 de febrero de 2012, 8:55 , Blogger Marisa ha dicho...

Pues yo me pasaría dos horas al día para hacer su compra, otras dos para meter todo en tarros, otras dos para fregar los tarros y por último otras dos para ir a comprar tarros. Total una jornada laboral "tarruna". No me compensa, je,je...

 
A las 18 de febrero de 2012, 10:02 , Blogger Rakel ha dicho...

pues yo hace tiempo que sigo ese estilo de vida y la verdad es que se vive muy bien!!en vez de reciclar tanto lo que hay que hacer es no comprar productos de plástico ni tantos envases..yo también compro comida orgánica a granel y la guardo en tarritos de cristal,no compro nada en supermercados, el agua la compro en un sitio donde me rellenan las garrafas de cristal, vivo en una casita pequeña de madera... es una manera de estar mas concienciado y no consumir tanto...

 
A las 18 de febrero de 2012, 13:51 , Blogger Yngrid ha dicho...

Creo que las personas no somos verdaderamente conscientes del daño que hacemos al planeta y a nuestras vidas.
Sería importante que cada uno de nosotros, al menos, adaptara un poco su estilo de vida, lo que no deseen hacerlo de manera radical hacerlo progresivamente.
Yo me copiaré ideas.

 
A las 18 de febrero de 2012, 14:30 , Blogger Historias de Marte ha dicho...

Pensamos que no hay que ser tan radical.
Una bolsita en esa basura no vendría nada mal.
bss

http://historiasdemarte.blogspot.com

 
A las 18 de febrero de 2012, 19:16 , Blogger Maria ha dicho...

RAkel,soy como tu, vivo en el campo, sembramos y reciclamos, hacemos compost. Pero hay algo a mi pesar que no puedo prescindir. El auto para ir al trabajo,pues vivo a 30Km. Pero hacemos lo que podemos, y es muy gratificante sentirse cerca de la naturaleza
.besos

 
A las 18 de febrero de 2012, 21:18 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Me quito el sombrero. Realmente podriamos mejorar el mundo siguiendo su ejemplo. Vivimos con el doble de cosas que necesitamos.
Un post muy interesante. Me ha gustado mucho.

 
A las 18 de febrero de 2012, 23:33 , Anonymous Rosa ha dicho...

Me parece un póst muy interesante, debemos reflexionar los demás.

 
A las 19 de febrero de 2012, 2:23 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Creo que es una buena iniciativa. Yo no voy a supermercados ecológicos pero procuro reducir el consumo en general de todo tipo de productos, tanto comida como productos de limpieza. Reutilizo lo que puedo y por último reciclo. Es la regla de las tres R, que debemos introducir en nuestras vidas inexorablemente, no solo por nuestro bien sino por el del planeta.

 
A las 19 de marzo de 2012, 13:45 , Blogger MC ha dicho...

Muy interesante, aunque difícil de llevar a cabo. Me pasaré por el blog de esta chica.
Saludos!

 

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal