This Page

has been moved to new address

10 MENTIRAS SOBRE LAS DIETAS

Sorry for inconvenience...

Redirection provided by Blogger to WordPress Migration Service
El Universo de Martina: 10 MENTIRAS SOBRE LAS DIETAS

30/6/11

10 MENTIRAS SOBRE LAS DIETAS


Por Iztiar Digón. Psicóloga nutricionista
¡¡Cuántas veces habréis escuchado todas estas cosas antes de poneros a dieta!!

1. SALTARSE COMIDAS ADELGAZA. El saltarse las comidas puede tener efectos dañinos no sólo en tu metabolismo sino en tu apetito. Si te saltas el desayuno o la cena es muy probable que para la próxima comida tengas más hambre de lo normal y comas más de la cuenta. Otra cosa que debes tener en cuenta es que si dejas a tu organismo en ayunas por un largo período de tiempo, tu metabolismo basal disminuye, haciendo que tu cuerpo queme menos calorías de lo que debe. Además, varios estudios afirman que las personas que hacen varias comidas pequeñas durante el día pueden controlar mejor su apetito, bajan de peso con más facilidad y mantienen un peso saludable

2. NO EXISTE DIETA MEJOR QUE OTRA. Todas las dietas funcionan si se cumplen (siempre y cuando no exista ninguna enfermedad de base).El denominador común de todas las dietas sanas es: cumplir horarios de comidas, introducir básicos como la fruta y la verdura, no comer aquellos alimentos que todos sabemos que “engordan” e ingerir menos calorías de las que quemamos.

3. PARA ADELGAZAR NO HAY QUE MEZCLAR LOS ALIMENTOS. Es verdad que las dietas disociadas funcionan, simplemente porque globalmente se come menos. No es aconsejable comer sólo un tipo de alimento porque dejaría de ser una dieta variada. Lo ideal, siempre, combinarlo con un plato de verduras o hortalizas. Seguirá siendo un menú hipocalórico y además nos aseguraremos de haber aportado a nuestro organismo todos los beneficios de las verduras. 

4. LOS PRODUCTOS LIGTH NO ENGORDAN. Se les denomina light porque han reducido parte de las grasas que contenía pero eso no quiere decir que no contenga calorías. A estos productos se les añade otros ingredientes como azúcares refinados o saborizantes… y el resultado final es un producto con prácticamente la misma cantidad de calorías pero con menos grasa. Es muy importante que en estos casos mires con atención la etiqueta de información nutricional para que escojas bien y no te dejes llevar por la publicidad.

5. LOS HIDRATOS DE CARBONO ENGORDAN.  Lo que nos hace engordar es el exceso de calorías totales. Obtenemos las calorías de los hidratos de carbono, grasas y proteínas. Por lo que los hidratos, son uno de los grupos básicos de nuestra nutrición. Las grasas aportan 9 kcal por gramo, en cambio los hidratos de carbono aportan 4 kcal por gramo. El problema radica en que ya tenemos conciencia de que tenemos que reducir las grasas malas de nuestra alimentación y realmente las hemos reducido, pero todavía no lo hacemos con los azúcares. Existen demasiados productos en el mercado llenos de azúcares refinados de rápida absorción que en exceso, se acaban convirtiendo en grasa.

6. COMER DE NOCHE ENGORDA. No precisamente, pero, ¿has escuchado el refrán popular “hay que desayunar como un rey, almorzar como un príncipe y cenar como un mendigo”? Pues en cierta manera se aplica a la vida real. En el desayuno tu cuerpo está listo para iniciar un día así que necesita una carga buena de energía para todas las actividades que vamos a realizar. Luego en el almuerzo necesitas otra carga de energía para seguir con tus actividades cotidianas de una manera eficiente. Para la cena tu cuerpo está listo para descansar, normalmente después de cenar vas a la cama. Así es que la cena debe ser ligera y de preferencia trata de comerla por lo menos 2 horas antes de irte a la cama para que el descanso no interfiera con la digestión y la digestión con el descanso. 

Y no por ello…


7. CENAR SÓLO FRUTA ADELGAZA. En general, la fruta es rica en azúcares (la de verano todavía más) y también aporta calorías. Un exceso de azúcares por la noche se acaba convirtiendo en grasa de reserva. Lo mejor es tomar la fruta (porque es obligatorio tomarla) en la primera mitad del día y dejar para la cena un plato de verduras y proteínas que tienen como función principal la de reestructurar por la noche los tejidos dañados durante el día.

8. NO PUEDO HACER DIETA PORQUE NO TENGO TIEMPO PARA COCINAR NI PARA HACER LA COMPRA. Ya no hay excusas porque estamos avanzando mucho en este aspecto. Los productos congelados (y con ésto no me refiero a los platos precocinados y después congelados), siempre y cuando se haya respetado la cadena de frío, tienen la misma calidad nutricional que los alimentos frescos. Podrás seguir una dieta variada y con alimentos de alta calidad. Por suerte ya existen empresas que te llevan los menús hipocalóricos elaborados de forma artesanal directamente hasta la puerta de tu casa. Podrás degustar comida casera sin caer en la rutina de “pollo con ensalada". También disponemos de productos hipocalóricos elaborados en laboratorio con un bajo aporte en grasas y azúcares y el contenido óptimo en cuanto a proteínas que bien pueden sustituir al plato principal de la comida o la cena cuando no tenemos tiempo para comer o para realizar las denominadas dietas de aporte proteico. 

!!!CUIDADO¡¡¡ No son las barritas energéticas que podemos comprar en cualquier supermercado y que están cargadas de azúcares. 






9. ESTOY ESTRESADA/O...DEBERÍA PERDER PESO. Nuestra parte emocional está directamente ligada con la alimentación. Desde bebés, cuando lloramos, se nos calma dándonos de comer. Si bien hay personas que cuando tienen estrés se les cierra es estómago y adelgazan, seguro que en algún momento han tenido la necesidad imperiosa de comer compulsivamente. En la edad adulta, cuando tenemos emociones negativas (frustración, angustia,tristeza…) las calmamos con comida -normalmente rica en grasas y azúcares- porque nos proporciona placer. Esta situación calma nuestro hambre emocional, no el hambre física (propia de las necesidades fisiológicas del organismo).


10. COMO ESTOY A DIETA ME PRIVO DE TODO LO QUE ME GUSTA. Ya sólo la palabra dieta denota restricción. No se trata de cambiar radicalmente tu vida sino de mejorar aquellos hábitos de alimentación que no haces correctamente y mantener aquellos que haces bien. Por eso las dietas siempre han de ser personalizadas porque todos hacemos cosas bien que no tenemos por qué cambiar. Y como en todo, se trata de buscar un equilibrio. El hecho de estar a dieta no significa que no puedas salir a cenar o acudir a una fiesta. Pero también cambiaremos algunas de nuestras creencias tan arraigadas. En vez de tener en la cabeza el típico pensamiento: “como hoy salgo a cenar voy a comer ligero para luego ponerme las botas”. Error. Planificaremos un poco más esos momentos. Antes de salir tomaremos un tentempié para llegar el evento sin ansiedad, una vez allí nos controlaremos para comer de lo malo lo mejor y al día siguiente compensaremos comiendo alimentos drenantes y ligeros. Así, poco a poco, sin expectativas imposibles y grandes sobre esfuerzos, conseguiremos alcanzar nuestro objetivo.

Etiquetas:

1 comentarios:

A las 2 de enero de 2012, 18:17 , Anonymous Isabel ha dicho...

¿Para cuando una pastillita que nos permita adelgazar comiendo?. Parece que están haciendo estudios en los que se demuestra que la genética influye mucho ...eso dicen.

 

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal