This Page

has been moved to new address

LA FALSA HEROÍNA Y EL HÉROE FARSANTE

Sorry for inconvenience...

Redirection provided by Blogger to WordPress Migration Service
El Universo de Martina: LA FALSA HEROÍNA Y EL HÉROE FARSANTE

17/10/11

LA FALSA HEROÍNA Y EL HÉROE FARSANTE

Ella se llama Amber Miller y tiene 27 años. Él responde con el nombre de Rob Sloan . Ambos han protagonizado, esta semana, dos historias tan sorprendentes como poco gratificantes a ojos del Intruso.


La mujer que posa sonriente convertida en inesperada estrella mediática acaba de dar a luz a June . Se puso de parto siete horas después de terminar los 42 kilómetros y 195 metros del maratón de Chicago.


Cerca de siete horas, mitad corriendo, mitad andando, embarazada de 39 semanas.
Habrá quien piense que la suya es una historia de superación personal y todo un ejemplo para las mujeres luchadoras.
No seré yo quien jalee a sus partidarios porque no creo que haya muchos ejemplos de mayor irresponsabilidad en un ser humano.



Desconozco qué pasó por la cabeza de la señora Miller cuando se calzó las zapatillas de deporte dispuesta a someter a su organismo al titánico esfuerzo de un maratón. Desconozco si sólo pensó en su ego personal o si, por el contrario, llegó a a imaginar cómo podría repercutir su malentendida machada en el bebé que estaba esperando. Entiendo que no hace falta ser un experto en medicina para llegar a la conclusión de que, en el mejor de los casos, correr un maratón, embarazada de 39 semanas, es osado y arriesgado.

Sorprende su comportamiento tan egoísta en una prueba tradicionalmente tan solidaria entre atletas.

Ella, dicen que maratoniana experta, tenía por delante más de 30 años para correr la prueba pero prefirió no esperar y escudada en un informe médico tomó la salida consciente, supongo, del riesgo de caídas, lesiones, bajones de azúcar o simplemente de la aparición del temido “muro” que deja vacío al organismo.

Su comportamiento tuvo poco de heroico y mucho de irresponsable pero, con todo, no fue lo peor.

Lo más grave es ver la cara de su médico, encantado de haberse conocido, compareciendo eufórico ante la prensa con una porte más propia de quien aspira al premio Nobel. “Sí, he sido yo quien lo autoricé. El mérito también es mío. Así que me merezco todos estos focos, flashes y titulares”, debió pensar.
Pero..¿Daría la cara si el parto se hubiera complicado o si el bebé hubiera nacido con problemas? Me temo que no.
A la historia de la falsa heroína se suma la del héroe farsante. Un jeta, un caradura, un estúpido que simboliza todas las miserias del ser humano. Un monumento a la estulticia.



Rob Sloan corrió el maratón de Kielder y se cansó. Suele pasar.
Dedició subirse a un autobús y ahorrarse 10 kilómetros y recuperado, optó por entrar en meta corriendo. Hasta eso se puede entender si luego reconoces la trampa. Pero no.



El primo hermano del que asó la manteca dio por bueno su tercer puesto y subió al podium a recoger su medalla de bronce. Un minuto de gloria, un instante fugaz y toda una vida por delante para arrastrar un pesado lastre que no podrá soltar.

Por suerte , entre irresponsables y tahúres- siempre quedan historias gratificantes.



Una de ellas la contó Grete Waitz,- ganadora nueve veces en Nueva York-, en su libro “Maratón".
Es la historia de una mujer anónima. Patsy Choco se llamaba.

Preparaba su primer maratón y tuvo que dejarlo para someterse una mastectomía. Lo intentó un año después y la historia se repitió. No tiró la toalla. Al año siguiente se enteró de que el cáncer era terminal. Dejó el tratamiento y volvió a entrenar para cumplir el sueño de su vida. Y lo logró. El día de la prueba alguien le dijo, “si sabes que esto es prácticamente el final de tu vida ¿Por qué lo haces?”.

“Sé que voy a morir de todas formas,-respondió Patsy-, pero cuando mis hijos echen la vista atrás, quiero que recuerden que su madre no se rendía fácilmente”.

Patsy no buscó ni fotos, ni titulares, ni entrevistas. Su historia salió a la luz sólo por casualidad. Ella sí fue una heroína. Nacida para correr.





Etiquetas: , , , , ,

11 comentarios:

A las 17 de octubre de 2011, 9:40 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Increíble las dos historias, pero lo que más me gusta es el final, Bruce!!! Un beso, Rosa (Valladolid)

 
A las 17 de octubre de 2011, 12:22 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Me parece más grave la primera que la segunda, esta chica o es tonta o sufre del c....

 
A las 17 de octubre de 2011, 13:31 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Me dejas alucinada por no decir otra cosa, lo del caso de Rob Sloan lo había leído, por su parte, me parece q demuestra poco respeto por el resto de los corredores..y el caso de Amber Miller lo q me parece es una insensatez.....creo q hacer una maratón, por lo q conlleva, implica responsabilidad, ser consciente de nuestras posibilidades y capacidades...es un acto de superación personal...un reto..

P.

 
A las 17 de octubre de 2011, 14:20 , Blogger DENENAS ha dicho...

Alucinada me dejas.. Si me dices que tenia que trabajar en el campo 10 horas para sacar adelante a sus otros 4 hijos vale.. pero que una persona con una vida estable, o medianamente supongo, haga esto.. de correr estando embarazada..
Y lo otro.. bueno hay tantas cosas injustas en la vida.. Yo aun recuerdo y lo hable este dia con alguien cuando yo hacia los trabajos de Marketing de algunas amigas y ellas aprobaban y a mi me suspendian. Aludi a que el profesor me tenia mania y nadie me creia, pero sin embargo las amigas que trimestre tras trimestre aprobaban con mis trabajos nunca supieron decir nada en mi favor.. Cosas que pasan..

 
A las 17 de octubre de 2011, 17:49 , Blogger S.A. ha dicho...

Yo también leí lo de la embarazada y me pareció una locura. Interesante post...

 
A las 17 de octubre de 2011, 18:21 , Blogger Naishi ha dicho...

Esa mujer no estaba bien de la cabeza, correr con 39 semanas, y anda que el otro que se subio al autobus...estamos apañados, por suerte nos queda gente que lucha y lo intenta una y otra vez, besos! :)
http://eluniversodenaishi.blogspot.com

 
A las 17 de octubre de 2011, 23:35 , Blogger Arantxa ha dicho...

Que fuerte, a veces pienso que pocas cosas pasan, con lo osada que es la gente.
Me ha encantado el final, querer intentar dar un ejemplo a sus hijos hasta el final es de aplaudir, que bonito.

 
A las 18 de octubre de 2011, 0:25 , Anonymous Historias de Marte ha dicho...

Creemos lo mismo que tú, que fue una irresponsable.
bss

http://historiasdemarte.blogspot.com

 
A las 18 de octubre de 2011, 8:49 , Anonymous El Intruso ha dicho...

Veo que hay unanimidad entre vosotras. Gracias por vuestros comentarios. Me alegro de que Rosa haya vuelto por nuestro Universo.

 
A las 18 de octubre de 2011, 16:54 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Pues a mi lo de la embarazada me parece genial. Parecerá una locura pero ha nadie le preocupa que muchas mujeres embarazadas africanas caminen muchos kilometros para recoger alimentos y agua, y no tengan la minima atención en el embarazo y el parto, vale que si que es por necesidad y lo de esta señorita lo ha hecho por voluntad propia, pero yo llevo corriendo toda mi vida y no he dejado de hacerlo cuando he estado embarazada, y no hablo de trotar cinco minutos por el parque, sino de entrenar y competir y mis dos hijos han nacido sanos y mis partos han sido muy rápidos y sin complicaciones. No nos engañenos , las mujeres embarazadas pueden llevar una vida normal, si lo normal es que corras puedes seguir haciendolo. No cazan las leonas y trabajan las yeguas estando preñadas.....dejar de criticar , esta señora no es una bruja ni una mala madre ni sus hijos terminaran en el orfanato porque haya corrido una marathon estando preñada.

 
A las 19 de octubre de 2011, 13:30 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Respeto tu comentario/opinión.. es cierto q estar embarazada es un estado no una enfermedad... pero me parece que una maratón es un sobre esfuerzo para el organismo cuanto más cuando una está embarazada (en esas últimas semanas)...además de los problemas q puedes tener de caídas, empujones, que te tiren al suelo...etc..
Claro que hay mujeres en África q hacen trabajos duros..tb si nos remontamos a la época de nuestras abuelas y más si vivían en el campo, en aldeas ( como son los casos q comentas de África) los trabajitos q realizaban, y ni te cuento los niños que no llegan a término...en fin por comparaciones podemos encontrar 1000... pero para mí me sigue pareciendo una imprudencia por su parte correr una maratón en las últimas semanas de gestación.....

P.

 

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal