This Page

has been moved to new address

ELECTRODOMÉSTICOS INÚTILES ¿PARA QUÉ OS QUIERO?

Sorry for inconvenience...

Redirection provided by Blogger to WordPress Migration Service
El Universo de Martina: ELECTRODOMÉSTICOS INÚTILES ¿PARA QUÉ OS QUIERO?

18/11/11

ELECTRODOMÉSTICOS INÚTILES ¿PARA QUÉ OS QUIERO?

La primera vez que la vi aparecía fotografiada en el catálogo de una tienda de electrodomésticos…. No le presté demasiada atención y pasé la página despreocupada. Varias semanas después, volví a encontrarme con ella: esta vez, se me ofrecía con un importante descuento por la suscripción a una revista de consumo. Esta vez sí: piqué, mordí el anzuelo, entré al trapo y me lancé. Al poco tiempo... ¡la tenía en casa!


Cuatro años después, mi máquina de hacer pan SEVERIN sigue ahí, sin estrenar, con la cubeta impoluta. Resulta que -según el recetario- para hacer un mísero bollo se precisan harinas de trigo del tipo 1050, 405, 550... harina de centeno tipo 1150... levadura fermentada tipo "yoquesé"... Total, que me rendí antes de dar la batalla y aparqué la panificadora.

Pero no está sola: comparte el fondo de un armario con otros aparatos que en su momento me parecieron imprescindibles, y luego se revelaron perfectamente inútiles.

Como el cuchillo eléctrico Super Power 170 watt-motor, con cuchillas dobles de dentado especial de acero frío inoxidable, empuñadura de diseño, botón de seguridad, cable en espiral, soporte para la pared, cuchilla especial para trocear congelados... En fin, una maravilla que hasta ahora solo ha cortado el aire. 
Como la aparatosa cortadora de fiambre, ideal para familias numerosas que compran los embutidos por piezas. A la hora de la merienda, solo hay que sacar la maquinita, conectarla a la corriente, convertir el jamón/lomo/salchichón en lonchas, preparar el bocata... desatornillar el cierre de seguridad, desmontar "con precaución extrema" la cuchilla, lavar en agua templada, extraer las fibras que quedan enganchadas en el mecanismo, volver a montar el aparato, y luego intentar extraer con un cepillito la grasilla y los restos de carne que inevitablemente se han adherido a nuestras manos. Todo muy rápido, cómodo y sencillo... al cajón.
Otra alternativa para la merienda: la sandwichera eléctrica. La elaboración también tiene su aquél: si te pasas con la mantequilla, el pan se convertirá en una especie de masa grasienta incomestible; si te quedas corto, tendrás que despegar el sandwich con un cuchillo que irá rallando poco a poco la plancha hasta que quede inservible. A ésta le calculo 6 o 7 usos... 


El calentador de leche... Reconozco que en más de una ocasión me ha sacado de un apuro pero... ¿cuántas veces al año se estropea un microondas? Pues eso, otro cacharro prescindible.

En uno de esos momentos en los que te ves tentado por el lado oscuro de la vida sana, me hice con una licuadora: promete zumos exquisitos, sanos, nutritivos... pero nadie te advierte de que para disfrutar de un trago que apenas dura 1 minuto, necesitas al menos otros cinco para pelar y cortar la fruta o la verdura, y otros diez para desmontar la máquina y limpiar los restos que quedan incrustados hasta el último recoveco de la infernal máquina. Así pues, después de un par de usos, la licuadora... al rincón.

Este es uno de mis favoritos: en pleno siglo XXI, es difícil encontrar una lata de conserva que no sea de autoapertura. Y eso justifica que yo -tecnoadicta confesa- tenga en mi cocina... ¡un abrelatas eléctrico! Lo estrené el día que me lo regalaron (para ello tuve que dar la vuelta a la lata) y de ahí pasó a la historia...


Y ahora os toca a vosotros: haced examen de conciencia, rebuscad en vuestras cocinas y admitid que también tenéis un rincón oscuro en el que habéis aparcado unos cuantos electrodomésticos perfectamente inútiles.


Etiquetas: , , , , , , ,

22 comentarios:

A las 18 de noviembre de 2011, 8:09 , Blogger Marisa ha dicho...

Ja,ja,ja.....¡Que entrada más buena, y qué razón tienes!...Creo que me has hecho empezar a reflexionar sobre lo que tengo en casa, y no solamente en la cocina....
Enhorabuena, he empezado este viernes con una sonrisa.
Besos.

 
A las 18 de noviembre de 2011, 8:40 , Blogger Miryam ha dicho...

Gracias Marisa, tú también me has alegrado el día... ¡un beso!

 
A las 18 de noviembre de 2011, 9:01 , Blogger sissuka ha dicho...

Jejejejje, Que razón tienes¡¡¡¡

Yo tengo muchisimas cosas tanto en la cocina como en cualquier parte de mi casa que no valen para nada¡¡¡¡

Me ha gustado esta entrada y me he reido mucho¡¡¡

Muacksssss

 
A las 18 de noviembre de 2011, 9:05 , Blogger brujamr ha dicho...

Jajajaj, muy bueno. Tendremos que investigar y ver que aparecen por nuestras cocinas y despensas. jajaja
Besitos y gracias

 
A las 18 de noviembre de 2011, 10:47 , Blogger Miryam ha dicho...

Sissuka, creo que en el fondo todos sufrimos un poquito del síndrome de Diógenes... ¡nos cuesta tanto prescindir de las cosas! Besos

 
A las 18 de noviembre de 2011, 10:47 , Blogger Miryam ha dicho...

Investiga, investiga Brujamar... te vas a sorprender: todo lo que no hayas utilizado en el último año es prescindible. ¿Te atreves?

 
A las 18 de noviembre de 2011, 11:10 , Anonymous Alsina ha dicho...

¡No tires nada! En 150 años valdrán una fortuna.

 
A las 18 de noviembre de 2011, 11:32 , Blogger Miryam ha dicho...

Alsina, a la velocidad a la que va esto, no habrá que esperar tanto. En un par de décadas tengo suficiente material para montar un Museo, con visitas guiadas y tal, jeje.
Gracias por tu apoyo.

 
A las 18 de noviembre de 2011, 13:32 , Anonymous Ivan Vihe ha dicho...

jajaj que post más bueno, muy original. Por cierto, mis padres tienen una licuadora igualita :P

 
A las 18 de noviembre de 2011, 13:39 , Anonymous Uxía Blanco Urgoiti ha dicho...

jajajajajaja, que bueno, te tengo que presentar a mi padre, que es el rey de la compra de electrodómesticos para la cocina. De hecho, el primer microondas que hubo en España lo trajo él de Estados Unidos, fascinado. No te cuento el tamaño que tenía y lo que pesaba, bastante más que un horno industrial. Hemos tenido exprimidores de todo tipo, la máquina para hacer pan (que nos pasó exactamente lo mismo con las levaduras) hemos tenido una nevera,(que cuando erámos pequeños la gente venía a casa a verla, ya que hacía hielos y echaba agua fría (ahora es normal, pero entonces era la super novedad) la máquina de cortar fiambres (con la promesa a mi madre de que cambiaría su vida) la estación de planchado, ochenta tipos de vídeos y teles... jejejej recuerdo cuando trajo el primer teléfono móvil a casa, iba metido en un maletín!!! Mi madre se desesperaba y nosotros cinco (somos cinco hermanos) nos meabamos de risa. Te lo tengo que presentar, sois dos locos de la tecnologías (cada uno en su tiempo). Cómo cada semana, genial tu post. Besos desde Holanda, Ux

 
A las 18 de noviembre de 2011, 14:38 , Blogger Miryam ha dicho...

Pero Uxía, ¿cómo me cuentas esto ahora? ¡Tu padre es una mina! Tenemos que hacer algún día una reunión de "Tecnoadictos Anónimos", jeje.
Muchas gracias y pásatelo bien en ¿Holanda?

 
A las 18 de noviembre de 2011, 16:37 , Blogger Carmen ha dicho...

cierto! la verdad es que a veces acumulamos cosas que casi no les das uso jeje
besitos

 
A las 18 de noviembre de 2011, 18:20 , Blogger Miryam ha dicho...

Carmen, el día que aprendamos a desprendernos de ellas, seguro que seremos más felices, o por lo menos tendremos más espacio! Un beso

 
A las 18 de noviembre de 2011, 20:24 , Blogger Nuku-Nuku ha dicho...

Yo te dej ouna web que descubrí el otro día http://www.clickyrecicla.com/
En mi caso es que no he encontrado nada por ahi que no use, porque tenemos lo mas basico de los basicos, el fondo de armario de la cocina XDD

 
A las 18 de noviembre de 2011, 21:11 , Blogger Miryam ha dicho...

Gracias Nuku-Nuku, una página muy interesante.

 
A las 19 de noviembre de 2011, 21:25 , Blogger Naishi ha dicho...

Unos cuantos cacharros que se nos juntan en las cocinas y no usamos, en mi casa tambien hay un cuchillo electrico desde hace años y no lo usamos para nada, tambien una licuadora enorme y pesada y la joya de la corona... una yogurtera!! El dia de mi boda que no me regalen electrodomesticos inutiles!!! besos! :)

 
A las 24 de noviembre de 2011, 13:45 , Anonymous Anónimo ha dicho...

me paso lo mismo con el extractor de jugos, fue carisimo. Compre el que sale en tv con el abuelito promocionandolo, ese aparato es un estorbo; tenia que poner demasiadas verduras para obtener un jugo (desperdicio total), el ruido que hacia era muy alto sin contar con lo que dices sobre la tarea de limpiarlo luego de usarlo, perdi el dinero....

 
A las 26 de noviembre de 2011, 19:33 , Anonymous Gemms ha dicho...

Que gracia!!
Creo que no debe haber cocina, por pequeña que sea, sin su cementerio de cacharros. Quien no deja de sorpenderme es mi madre. Sin esas grandes moderneces, como la nevera-cubitera, es capaz de aparcar en el olvido objetos tan inútiles como nuevos, como una iogurtera, mientras otros los amortiza hasta el fin de sus días. ¿O conocéis a alguien que siga usando la misma picadora 1,2,3 desde hace treinta años? La misma con la que preparaba mis papillas, camuflando la carne para que no sellara mi boquita caprichosa. 
En fin, no sé si ya lo habéis tratado en el blog, pero esto me ha hecho recordar otro cementerio de cacharros; ese escondido entre el bidé y la cisterna del WC. Allí donde descansan las tenacillas que chamuscan el pelo al estilo pollo y donde espera para ser utilizada esa minibañera hidromasaje para pies...
Encantada de haber descubierto este pequeño Universo!

 
A las 27 de noviembre de 2011, 19:36 , Blogger Miryam ha dicho...

Gracias Gemms, y muy buena tu aportación: me has dado una idea para otro post: seguro que si rebusco en mi cuarto de baño, localizo ese cementerio. ¡Gracias por seguirnos!

 
A las 28 de noviembre de 2011, 13:58 , Blogger lolomen ha dicho...

jakjaka muy bueno el post ,en mi caso hace bastante tiempo me di cuenta de lo q me ocupa espacio y lo q ise fue vender lo que no usaba ,ahora me doi cuenta de que algunas cosillas me hacen falta (a mi suegra no le ocurre eso porque tiene la casa llena de antiguedades y cosas asi ,todo muy lindo pero apenas se puede transitar por hay!!!) saludos desde chile ;^)

 
A las 28 de noviembre de 2011, 19:15 , Blogger Miryam ha dicho...

Lolomen, ¡qué alegría, que nos sigas desde tan lejos! Buena idea lo de vender lo que ya no usamos, al final acumulamos trastos sin sentido. Y felicita a tu suegra, seguro que ir a su casa es toda una ventura. Un abrazo muy fuerte!

 
A las 12 de diciembre de 2011, 0:37 , Anonymous Anónimo ha dicho...

En casa hay cientos de regalos inutiles, feos o simplemente que no necesitamos y que no sabemos que hacer con ellos (algunos ciertamente caros)ni siquiera poniendolos a precio irrisorio. Reconozco sinembargo que la cocina tengo las cosas que uso, soy muy aficionada a cocinar y ahora experimento con el pan por eso estaria encantada con la maquina del pan. Aun no me he decidido a comprarla hasta que ajuste las recetas. Espero que a Sus Majestades les guste desayunar pan cliente.
Os acabo de descubrir y os pongo en favoritos para seguiros. Saludos. Maria.

 

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal